Thursday, January 08, 2009

So, this is the new year

Ehm, hola.
So.. Empezó 2009.
Estoy un poco desconectada de esta cuestión del blog. Otros intereses, cosas apiladas para hacer.. con mucho tiempo invertido en los intereses y no en los "to dos", como cualquier pedestre procrastinador que se precie.

Empecé el año con The new year, de Death Cab for Cutie, como temo que voy a hacer por los años venideros si no encuentro algún otro tema que hable del cambio de año y me guste. No estaría tan mal; qué le hace una tradición más al obse. Me gusta que arranque con "this is the new year, and I don't feel any different"; cue para comparar qué ha cambiado. Y así como el año pasado me sentía tristemente igual, este año me siento bien distinta. Eso es bueno. Ok, bastante distinta, no exageremos, hay mucho por andar. Pero distinta donde más tenía ganas de cambiar. No se fue dando sin sangre, sudor y lágrimas, propias y ajenas, pero bueno, even the tiniest revolutions are impossible without fucking some shit up.

Es casi la una y todavía no terminé mi plato de fideos.. porque me aburre comer.. y reflexionaba hace un rato que cosas como el microondas nos han cagado la vida. Me es tan fácil levantarme a recalentar los fideos por tercera vez, que perdí todo respeto por los rituales de alimentación, y me huuundo en esta cosa de que uno está trabajando, estudiando, charlando, comiendo, pensando para sí, y cuarenta cosas más al mismo tiempo. Nada recibe el tiempo y la atención que se merece.. y no sé uds, pero yo me siento un tanto apabullada, y a la vez, sucked in. Todavía. Increíble, qué poca capacidad de adaptación. Nah, hey: andar, ando. Lo que pasa es que no me termina de gustar, fui criada bastante a la antigua; mis viejos son tan enquilombados como yo, pero hicieron el sacrificio en mi infancia de ordenarse to teach me better.. y así salí, supongo que soy una prueba viviente de que los genes tiran. Mi hermano sí salió más ordenado. In a way, bien quisiera tener una excusa así para estar obligada a ordenarme, creo que me vendría de pelos, y son de esas cosas que uno no hace por uno pero le cuesta menos hacer por alguien más.

Me puse a divagar, nomás. Es mejor que nada.


Tengo How my heart behaves en repeat hace más de media hora. Me desperté con Feist en la radio esta mañana. No sé por qué no te gusta. ¿Te habré pasado el tema equivocado? ¿Or is she just plain wrong for you? Yo la quiero. La letra es cualquier cosa, pero igual me mueven un poquito los "this is how my heart behaves". Y a esta chica, Leslie Feist, creo que la quiero por lo mismo que a Regina, porque las dos tienen voces en general inusualmente bonitas, que usan sin ocuparse de sonar perfectas; las partes menos lucidas no impresionan, quizás a veces cuesten o haya que acostumbrarse, pero los fragmentos en los que la pegan, para mí valen por veinte. It's not about what's perfect, it's about what moves ya. Además, pobrecita, Leslie le pusieron.. she deserves some sympathy.


Bueno, hace rato que empecé con esto.. Entre fideos, escuchas y cuelgues se me hizo la una y veinte, y tengo que madrugar mañana. A ver si algún dios me ayuda. Los fideos que quedaron.. no los voy recalentar, disculpen el derroche, pero voy a tirarlos.

Hoy me robaron la billetera. Anoche perdí por segunda vez el savegame de un juego que estoy obsesionada con terminar, y mi último backup es de Octubre. En las ligas mayores de las malas noticias, ayer me enteré de que la rodilla que le rompí a mi novio está más complicada de lo que creía. De yapa, se me cayó/congeló un cambio de laburo, el actual me tiene podrida, etcétera. And yet, no hay con qué darle, últimamente beneath the surface soy una gran bola de esperanza. Tengo la sensación indeleble de que al final va a salir todo bien.

Posta, mirá que yo repaso todo lo que va saliendo para el orto, pero no hay caso, estoy convencida. En realidad, aunque me da vergüenza contarlas, también hay cosas muy buenas cocinándose, y pesan una barbaridad.

2 comments:

Victoria said...

¡Viva, viva! Año nuevo, con mega post. Gracias totales.

Tan Linda como Pelotuda said...

Hay más buenas que malas.
Pero no da contarlas. Es como llamar a la mala racha.

Post a Comment