Tuesday, October 17, 2006

Ia, que estoy volviendo de Shile, po

Me pasaron el vuelo de las 8 y media a la medianoche, y la recon.

¿Vieron que dicen que los extremos se terminan tocando? Yo creo que nada ejemplifica eso como Shile.

Para sushi, nada como salmón shileno en Shile. (¡Y el atún también! Ma-mi-ta..)

Desde el cerro para abajo no se veía un carajo; yo creí que era neblina y me dijeron que era smog..

Y..

Nu sep, cuando no esté en un aeropuerto con dolor de garganta y aire acondicionado esperando un vuelo requete retrasado, posteo algo más sustancioso. ¡Saludso!

6 comments:

Shayiko Katamari said...

Garrón mal las esperas por vuelos. Pero nunca fui a Chile, hasta que no vaya, no voy a poder opinar con mas certeza sobre ellos, según lo que uno sabe por las noticias, y lo que dicen los demás..... estos shilenos son insoportables por momentos. Lo del Smog lo sabía TERRIBLE!. Pero viajaste de mini vacas?, y estuvieron buenas o no? olvidate de la demora del viaje y posteate sobre si la pasaste bien o no. :) supongo que el bizarro sushi shileno no será lo único destacable para contar no?.

Besos.

Toro said...

Santiago?
Ese mercado de frutos no tiene desperdicio, está clarísimo.

A mi Chile me emocionó profundamente, pero por cosas mucho más pelotudas. Onda el Palacio de la Moneda, la Alameda, Jara y los Parra.

Bienvenida a casa (?)

Agustín said...

Posteate un sushi.

Maurus said...

Lo que pasa es que Santiago está erigida en un gran valle. Y todas las emisiones de escapes, chimeneas, LoQueSea, queda alli dentro. El Buenos Aires tambien pasa, pero como no está encerrada por montañas, el smog se va disipando... igualmente la nube negra sobre BsAs, se nota y mucho...
Existió, en su momento, un proyecto en Chile, donde la idea era volar practicamente toda una montaña, para abrir una salida a toda esa contaminación...

Carolina said...

Pobres santiagueños (los de shile), metidos en el vallecito que es re cute pero se les queda toda la mugre flotando en el aire, ahí..

A mí no me emocionó nada Shile, la verdad. Y sí, estuvieron buenas las mini vacas: conocí la nieve, empecé a aprender a manejar, di vueltas por una ciudad que no conocía, conocí gente simpática, etc.

qcotfsl
Que conchuda Ofelia, tanta falluteada sin lugar.

El Turi said...

Es verdad lo del smog, si viste los gasómetros,(unos tanques de como 80 metros de alto de rojo y b lanco), yo estuve arriba del mas alto y te digo que parece una especie de colchon negro de humo, y arriba todo clarito limpio. y volví las 7 veces que volvi de santiago volví con la garganta irritada.
Saludos

Post a Comment