Monday, February 02, 2009

Quisquillosa

Si el clicky-clicky-clicky-clickyclicky-clicky-clickyclickyclicky-clicky-clicky del mouse del chabón del escritorio de enfrente, que claramente está jugando algún jueguito en flash mientras yo trabajo, me vuelve loca y no puedo taparlo con música sin subirle demasiado el volumen, ¿con qué lo mato?

- con la cucharita de café, lo apuñalo.
- con algún resto filoso de mi taza, previo romperla contra el escritorio, lo degüello.
- con mi estupidez, lo botoneo con mis jefes (me hago mala fama y el tipo sigue haciendo clicky-clicky).
- con el monitor, se lo parto por la cabeza.
- con la indiferencia (el tipo sigue clicky-clicky y yo me digo a mí misma que el karma me vengará).

Ah, pero mirá qué piola, mientras me distraje escribiendo esto, el tipo se aburrió del jueguito. O perdió. Ok, sigo laburando.

4 comments:

*Victoria* said...

Con la cucharita no lo apuñales, sólo hacé como que estás revolviendo el café: tilintilintilin.
Minibatalla de sonidos molestos.

Lulet said...

¡Jajajaja!

Yo te ayudo a achurarlo.

=P

Besos!

Diego M said...

Matalo posteando en el blog su muerte (o, para no ser tan dramático, posteá la historia de la parálisis de sus manos) =P

sedlya
somos estrellas de la yerba amanda

Boro said...

Qué problema. Cuando leo bloques de texto en la web tengo la necesisad compulsiva de ir seleccionando el texto, una y otra vez. Lo hago inconscientemente, pero genera un clicky-clicky-clicky muy similar al que vos decís. Tal vez debería leer menos y jugar más juegos flash en el laburo?

Post a Comment