Tuesday, September 02, 2008

¿Ah, sí? Tomá

Ayer salí demasiado temprano para el laburo, así que entre eso y que no había desayunado, decidí parar a pedirme un café para llevar, para hacer tiempo. Demoré lo justo, y seguí contenta para el trabajo, desayuno en mano, right on schedule.

Ja, pero claro, el subte estuvo casi diez minutos clavado una estación antes de donde me bajaba para ir al laburo.

Cuando llegué, me había olvidado la tarjeta de acceso al edificio, así que tenía que firmar el libro.

Como ese día nos mudábamos, en fila para firmar, justo delante de mí, estaban los tipos de la mudanza, que eran un montón.

Y cuando por fin llegué al libro, la birome se quedó sin tinta y nadie tenía una birome a mano, así que seguí esperando.

¿Viste esos días que sabés que no tenés que mandarte a hacer nada importante porque va a salir mal? Quizá tengo que interpretarlo como una señal divina de que no tengo que aprovechar cuando tengo márgenes, que hay que seguir el caminito hormiguil con la felicidad en el corazón de llegar temprano al trabajo y tener más para darle al sistema productivo. Menos mal que no soy creyente.

3 comments:

Boro said...

Los horarios son una mierda.

Juan Pedro Pereyra said...

Eso te pasa por no encomendarte a nuestro señor Jesucristo, amén.

Carolain said...

Totalmente, Boro. Pero bueno, small minds are bound to such things. No puedo convencer a mis jefes de trabajar por objetivo, ellos quieren 9 to 6.

Cuándo aprenderé y me acercaré al Señor, Juan, cuándo.

raakdna
Racimos amuchados, amigos ke dejaron nuestras aledañidades.

Post a Comment