Thursday, September 28, 2006

Homo Economicus Ignoramus

Y claro, ¿de qué te sirve saber en qué anda alguien que está más en la lona que vos?

Estaba pensando el otro día, durante y después a raíz de una charla, en que los norteamericanos no son tan ignorantes como yo creía. O quizás lo son, pero parte de su ignorancia es entendible y no es un pecado del que nosotros estemos exentos.

Hace muchos años un amigo me contó de unos parientes suyos que vinieron de visita desde Estados Unidos, y estaban asombrados porque teníamos semáforos. Contaba que a lo largo de la cena familiar habían dado a entender que los había sorprendido que no anduviéramos en taparrabos, y a mí me causó mucha risa y un poco de indignación. ¡Viejo, Buenos Aires! No estamos hablando del asentamiento de una tribu nómade en lo profundo del Amazonas; es una capital, es una de las ciudades más importantes del continente, ¡déjense de joder, ¿cuán brutos e ignorantes pueden ser los habitantes del país más poderoso del mundo?!

El tema es que yo no tengo punto de comparación para juzgar a estos yankis que no podían creer que tuviéramos ropa y mucho menos que la suavizáramos con Comfort, porque no he viajado. No conozco gente de afuera, solamente conozco la que llega acá y por lo general es gente fuera de lo común y no buenos representates del ciudadano promedio de su patria. Pero hablando con gente que si ha viajado y conocido extranjeros en su hábitat natural (donde no eran extranjeros, bah), me encontré con información interesante.

En otros países de Latinoamérica, por ejemplo, saben más de nosotros que nosotros de ellos. A mí me cuesta reprocharle a un yanki que no sepa encontrar Argentina en un mapa, cuando escucho de un peruano que sabe más de historia argentina en la época de Perón que lo que yo voy a saber jamás en mi vida, y el tipo no es que es profesor de historia latinoamericana ni nada parecido. Si a mí me nombran algún estado norteamericano, lo más probable es que reconozca al toque de dónde me suena el nombre, así como Sicilia me suena a Italia y sé que Monmartre es un barrio parisino, pero sé que no podría nombrar una sola provincia de Perú aunque mi vida dependiera de ello. Ni sé en qué cuernos está dividido el territorio de ningún país del continente, si en provincias, estados o qué. Bueno, salvo Brasil.

No sé si pensar que es una cuestión de que nadie mira para "abajo", y como los yankis están on the top of the food chain no miran a nadie (así como en el secundario yo sabía nombres de pibes hasta 3 años mayores pero ninguno de un año menos), o si es una combinación de poderío económico con manifestaciones culturales (porque manifestaciones culturales sin presupuesto no suelen llegar lejos). Argentina dentro de todo produce películas, libros, tv, etc a morir, y de una calidad aparentemente bastante buena. Entonces quizás es lógico que seamos conocidos entre los nuestros. Después de todo, yo aprendí mucho de norteamérica mirando Friends y yendo al cine. Hasta ahora no creo haber escuchado hablar en mi vida de cine boliviano, por dar un ejemplo. En cambio, los sicilianos tiene la mafia, y Amélie era de Monmartre.

Igual, así como justifico a los yankis (y habitantes de otras potencias) por no darnos bola, convengamos que los norteamericanos en particular son bastante bestias. Porque yo no sé qué hay en Kazajstán, pero por default no pienso que es un pozo en la tierra donde un montón de gente vestida con pieles vive de la caza y la recolección, simplemente no me imagino nada y soy muy consciente de mi propia ignorancia. Aunque, a la vez.. es cierto que el norteamericano promedio está mucho más expuesto que el argentino promedio. No creo que el argentino promedio sepa qué cornos es Monmartre, pasa que como somos menos conocidos, menos gente sabe sobre lo que no sabemos.

Y bueno, así entre acusarlos de brutos y justificarlos, me puedo pasar toda la noche. Mi conclusión final, es que para los recursos que tienen son bastante bestias, pero más que la falta de imaginación o de datos lo que más los empobrece es eso que refiere Maurus en su blog como fundamentalismo ideológico. Y la moraleja que me queda de la charla del otro día es, una vez más, que todo es relativo y que antes de juzgar es bueno ponerse en el lugar del otro o algo por el estilo. Un abrazo.

10 comments:

chamemal said...

no te das una idea como me tranquiliza que los yankees no tengan idea de donde queda argentina.
aunque en realidad los que no saben son los rednecks, porque hay otros que nos tienen junadisimos de toda la vida.

Toro said...

Dulce relativismo.

Y si bien hay que ponerse en el lugar del otro para juzgar, quién se pone en tu lugar?

Y vos pensás que son así por cuá,y vos tb tenés tu "límite" de ignoranica hacia atras (por poner un nombre), pero lo ves, lo podés reconocer y hasta incluso ponerte en el lugar de otro. Uno está constantemente influenciado por la vida de quienes modifican (o creemos lo hacen) la nuestra.

Es difícil preocuparse por la de quien no nos condiciona, pero a la vez, deberíamos saber que con esa actitud estamos condicionando a alguien quizás. Y eso es parte del relativismo, y el intentar situarse en los ojos del otro y concebir realidades distintas más allá de la nuestra (aún cuando no sea 100% posible).

Poco probable que se llegue a un conocimiento absoluto de la humanidad, ni de todo lo que acontece, pero ¿cuánto influye en ello la ignorancia en la que se ve sumido el ser social, al ser visto como pequeña e insignificante herramienta- pero aún así funcional- del materialista sistema de producción (hoy(?) capitalista)?

Mucho, sin dudas. Sin dudas mías, claro está, porque es una percepción/creencia/opinión subjetiva - y como tal-, plausible de ser errónea.
Cuanto más ignorantes, menos cultura y menos conciencia del otro. Cuanto menos educados, más grande la brecha entre la realidad y nuestra deformada percepción (amén de que nunca sea, ni vaya a ser, real en forma absoluta).

Y es cierto, muy cierto, que cualquier poderoso* (sin importar si es país, institución o sujeto individual), verá facilitada la manuntención de su poder y la sujeción de los "estamentos" inferiores al mismo, si los "mantiene a raya", si no conocen, si no saben, si no se juntan, si no se empapan de realidades diferentes (conocidas la opresión cultural China y la mediocrización de la humanidad Yankee. Cuba, como siempre paradójica, hiperculturizada, pero sujeta a un delgado(?) paño que filtra la realidad proviniente desde fuera de la isla). Aún asi, a sabiendas de ese alto valor pro status quo que representa la individuación del ser, y la proliferación de la percepción ranchera de mi propio huerto, no podemos dejar de hacernos cargo. Y siempre hay un poco más por saber, y sobre todo, un poco más por querer saber.

No hay límites reglados, ni necesidades satisfechas por estipulación previa. Simplemente hay relativismo. Y una vez que llegaste a él, bienvenido seas, a ver cosas que antes no. Ni todo, ni lo correcto. Sin juicios valorativos, podés empezar a ser un ser social más valioso y comprometido, y paradójicamente, más independiente.

Abrazo
Toro

*Léase poderoso como aquel que posee más que uno, o la simple sensación auotinfundada o no, de ser más importante que alguien por quien ha de tomar decisiones apoyadas y sustentadas en sus chicatas conjeturas.

Mantis said...

Convengamos en que los que compran tierras en la Argentina, saben muy bien donde queda.

Y en que el norteamericano baila solo. Ni siquiera siente (tal vez realmente no tenga)la necesidad de aprender otro idioma, y eso lo hace realmente diferente.

Ni mejor ni peor, diferente.

He conversado con mucha gente norteamericana de diferentes regiones y espectros sociales, y la gran mayoría ubica a la Argentina en el mismo casillero que Nigeria o Rumania.

Más de eso, no.

Pitoti2 said...

Algo ya comenté en el post de Maurus que citás. La verdad es que uno tiende a defender lo que tiene y cuanto más es, mayor empeño y recursos le mete. Por otro lado el mirar para arriba es natural, creo, al menos se manifiesta en el deseo de progreso que en alguna medida poseemos todos.
Personalmente creo que DEBEMOS mirar para todos lados y darle una mano al que lo necesita, en cualquier aspecto que lo veas. Si todos nos preocupáramos un poquitito por los otros, que están peor, que distinto sería todo.

Agustín said...

Yo creo que no es así en absoluto.
Es un error de apreciación de la realidad.
¿Alguna vez se les ocurrió pensar que justo pierden el bondi cuando están más apurados? ¿O que el día que llegan corriendo a casa porque se hacen pis, justo ese día no encuentran las llaves? Bueno, pues eso no es real. Murphy y sus leyes son simpáticas, pero no reflejan realidad, sino apreciación.
Lo cierto es que ese día que perdieron el bondi lo recuerdan más que otros días, porque justo ese día sí les interesaba tomar ese bondi y no el siguiente.
O el día que llegan a casa haciendose pis y no encuentran las llaves, lo recuerdan precisamente por eso, pero si otros días tardaban en encontrar las llaves, no les importaba.
Bueno, lo que vos decís sobre los yankis tiene mucho error estadístico.
Los yankis son casi 500 millones de personas, algo así como 14 Argentinas juntas.
En semejante cantidad de gente se puede encontrar de todo. No sólo gente que piense que usamos taparrabos, sino también gente que piense que somos plateados (por el nombre de nuestro país), o que caminamos apoyados en nuestras nalgas o que tenemos 6 dedos en cada mano.
A todo esto hay que sumarle otro error más, que es el siguiente: los yankis que vienen de visita a la Argentina no pueden ser ejemplares representativos de su población, pues no están tomados al azar, sino que ya previamente fueron elegidos por un patrón: "Gente estadounidense que viaja a la Argentina".
Y podemos seguir agregandole desviaciones a la ecuación, como la vaguedad de los términos utilizados para calificarlos de "brutos" o "conocedores". Vamos, después de todo pensar que usamos taparrabos no es tanto más raro que carnear una vaca y comersela, incluso con sus tripas.
Y hay otro error más: lo que vos pienses sobre ellos está totalmente influenciado por diversos patrones, ya que vos sos una persona medianamente "conocedora" y y no sos representativa de la población argentina, puesto que un sólo ejemplar no puede ser representativo, no estás fuera del asunto, sino que sos parte.
Si preguntaras acerca del uso de taparrabos a turistas yankis en Argentina, la respuesta que óbtendrías sería totalmente distinta que si preguntaras en Harvard o en Harlem. Y es más, vos como encuestadora, que seguramente sos universitaria (o estás en el ambiente de, o alguna vez fuiste, o estas por ir, etc), veas como "brutos" a quienes por otro encuestador podrían ser "conocedores".
Concluyendo, diría que no hay verdades en las afirmaciones categóricas sobre diferentes poblaciones (Los franceses son sucios, los alemanes son frios, los tanos son calentones). Son generalizaciones no representativas, simplistas, vagas, ambiguas y que no resisten estadística alguna.

Salú!

Eze said...

A la mierda... ¡como escriben estos pibes! :-)

Maurus said...

Las generalizaciones existen y todos las hacemos. Por que es mas cómodo al hablar de muchas cosas, generalizar que especificar.
Tuve la oportunidad de conocer muchos yankees (no demasiados). Y he conocido europeos. Y definitivamente existen los estilos para cada pais. No como algo condenable u objetable... simplemente hay diferencias. Pero desde ya que VIVAN las diferencias, por que hace de este mundo un lugar mucho mas rico.

Asi como a la gran mayoría de nosotros, nos sale el Argentino de adentro... al yankee tambien le sale, dadas las condiciones necesarias.

Recuerdo un yankee que vino, invitado por mi Padre, a cenar en casa (de apellido Priest). El tipo era uno de los capos de una empresa yankee llamada Black & Beech (que mal pronunciado y traducido engañosamente puede tranquilamente confundirse con Negra y Puta). Bueno esta empresita factura por arriba de los miles de millones de dolares anuales (sobre todo en cuestiones Hidro Electricas... transmision de energía... etc) Por lo que la empresa en la que estaba mi padre quería formalizar una alianza con ellos para ser mas competitivos a nivel local en cuestiones de producción electrica y esas yerbas...
El tipo, muy millonario, llegó a casa... y su EXTREMADO BAJO PERFIL y HUMILDAD me pegó en la nuca como un mazazo... En el medio de la cena le alcanzo una ensaladera, el tipo se sirve y se dió cuenta que yo estaba esperando que el terminara para servirme yo. Bueno, el tipo no dejó que yo agarrara la ensaladera y con una actitud muy servicial sostuvo la susodicha ensaladera para que me sirviera yo (es una pelotudes... no? pero sirve como ejemplo) El resto de la cena fue muy interesante escuchando a este buen señor contar muchas historias de cuando vivia en el Libano.
Un par de meses después, mi padre descubre, que en el acuerdo a firmar con B & B... hay clausulas ocultas... en las que se establecía, en un lenguaje complicado y retorcido, que las ganancias se las llevaba B & B y las perdidas las asumía la empresa de mi viejo... Firmado de puño y letra Mr. Priest...
Obviamente el acuerdo nunca se firmó, y mismo Mr Priest, tiempo despues lo llamó a mi viejo para felicitarlo por haberse avivado de dichas clausulas (que ya las habían revisado y super revisado abogados expertos en ese tipo de acuerdos)...
Creo que es imposible hacerse amigo de un yankee... si es que hay algún "interer" en el medio. El yankee no va a dudar en arruinarte si quiere lo que vos tenes o si ve una oportunidad para sacar plata con esfuerzo ajeno...
Obviamente, no todos son asi... pero como cualidad generalizada de un pais, creo que es bastante acertada... Sino miren lo que pasa con el tema de Al Cajeta!!!

Esteban said...

Jajaj, acá no comentarios, hay blogentarios!

Carolina said...

Posta! Toro ya lo hizo, me imagino que Maurus y Agustín van a upgradear sus comments a posts también.

xqpgxj
Xenical quema pocas grasas, x joder!

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.

Post a Comment