Thursday, July 13, 2006

Lista

No, no es la del súper

Hay muchas personas que tienen en mente una lista de características que esperan encontrar en sus parejas. Que sea alto. Que tenga buenas gomas. Que lea mucho. Que le guste el cine. Que no sea pesada. Que sea atento. Etc. Etc, etc.

Pero a la hora de la verdad, cuando te emboló la soltería y querés alguien que te abrace mientras mirás tele, si te cruzás con alguien y hay onda, mientras no haya ningún impedimento alevoso como "mata conejitos" o algo por el estilo, la lista se va al carajo. Más fácil aún para los que no sabemos qué demonios hay en nuestra lista.

Y nótese que no dije "los que no tenemos lista".. porque todos tenemos lista. El tema es que hay quienes se dan cuenta y quienes no. Porque en los primeros x meses, lo que importa es la química, el feeling (yo diría que x varía de entre 3 a 12 meses para relaciones con chances, 2 a 4 semanas para las que no). Pero después.. cuando se termina el envión de la novedad.. empezás a querer que lo que encontraste matchee con lo que tenías en la lista; y si no sabías qué querías, te vas dando cuenta.

Que salga más a la calle conmigo. Que entregue el orto. Que me acompañe a comprar ropa. Que me deje ver el partido en paz. Que no sea celosa. Que sea al menos un poquito celoso. Que no puede ser que no sepa quién escribió Crimen y castigo. Que no puede ser que me pregunte en dónde juega Jordan ahora. Que se corte el pelo. Que no se lo corte tan corto. Que cocine mejor. Que cocine alguna puta vez en la semana. Que le guste bailar. Que le guste Pink Floyd. Que tenga más ambiciones. Que tenga menos ambiciones. Etc. Etc, etc.

El secreto de una relación duradera y feliz estaría en confeccionar la bendita lista, ponerla por escrito, y hacer un honesto intercambio de listados (una vez pasada la etapa inicial de lujuria y bolueuforia, porque no la vamos a desperdiciar). A ver, este pibe quiere esto y aquello.. ¿estoy dispuesta a que de acá a 6 meses me hinchen las bolas con que me haga las gomas? Si o no, seguimos o rajamos, y así te ahorrás meses de monogamia inconducente.

Sí, ya sé.. Life's a journey, not a destination. Pero es como que te pesifiquen el plazo fijo, es un bajón.

15 comments:

Agustin.o said...

La cosa está en darse cuenta de las prioridades de la lista antes de que sea muy tarde. Además puede ser el caso de que la lista se vaya amoldando a la persona.
Ah y de ahora en más, en vez de decir es un bajón, voy a decir: "Me pesificaron el plazo fijo". jajaja muy bueno.

Diarios de bicicleta said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Diarios de bicicleta said...

" Life is what happen to you while you´re busy making other plans "

Lennon.

Nada más por decir,y nada de listas para mi.

9:49 AM

Crespo said...

La onda es poder -con los años- reemplazar los ANDs por ORs.

Mantis said...

Cuando leo cosas como estas, me alegra poder decir que en mi lista, lo único escrito es "que sea ella". Y ella me mira y sonríe.

Supongo que es un rótulo al estilo "blogmemberprofile", que encierra muchas otras características (buena, rubia, linda, profesora de Literatura) en un html mas encriptado que la merde...

Ger said...

Comparto con Agustino.o el tema de las prioridades en la lista.
Además, las que van quedando por debajo se pueden ir reemplazando por las nuevas cualidades de la pareja, y que no habíamos tenido en cuenta al confeccionar la susodicha planilla...

besos

PD: yo una de las primeras cosas que le pregunte a mi 1/2 toronja era si le gustaba Pink Floyd. Esa era una condición sin equanon..jeje

Señorita Cosmo said...

Yo también estoy de acuerdo con lo de las prioridades.
Una lista demasiado larga medio que es cuando se pretende a alguien irreal y también puede pasar que si estás en esa etapa de "boludo enamoramiento" seas capaz de decir que en seis meses entregás los orificios nasales y a la semana te estás arrepintiendo de aunque más no sea haberlo pensado.

Lo más prioritario en mi vida y en lo que soy I-NA-MO-VI-BLE, es en que yo SIEMPRE pienso tener como mínimo un perro. SIEMPRE.
Y que no fumen en el dormitorio.
No, ni después del sexo.

Carolina said...

Sehyo coincido con todos ustedes, es una cuestión de prioridades y de aprender a negociar con uno mismo y con el otro, cambiar los ANDs por ORs como dice Crespo, etc, pero lo que yo tengo visto en el día a día propio y ajeno, es que tanto los que buscan un cierto tipo de persona como los que no (nunca me pasó de descartar a nadie por decir "no es mi tipo", no tengo un "tipo", pero lo comprendo), empiezan una relación con muchas pilas y pasado un tiempo la sabotean con una lista de demandas.

Igual no es que crea realmente que siempre es así, tengo la idea de que uno crece, va siendo cada vez menos salame y va aprendiendo a llevar adelante un vínculo.

Maurus said...

Deduzco que Don Crespo es de sistemas por su alucion a los ANDs y ORs... Muy buena observacion además.

En mi caso, mi lista es simple pero compleja:
-Que Ella me ame
-Que Yo la ame.

Y todo lo demás... será debidamente negociado y respetado...

Toro said...

Hay cierto punto de maduración que, ciertamente, es requisito para llevar adelante una relación. Pero no quiere decir que con los años se facilite un aunión. Muy por el contrario, con ellos, se multiplican las dificultades de formar una pareja. Eso es normal, se da por la simple lógica del punto de inflexión:

Sos inmaduro y no tolerás.Inflexión. Maduras y tolerás.Inflexión.Te pudrís y sos intolerante.

Tenemos vida útil (?)

Carolina said...

Maurus: pero ustedes porque son grosos, así cualquiera.. los que todavía somos nabos tenemos problemitas ^_^ Igual yo pienso que todo el mundo tiene potencial para disfrutar de una relación sin boludeos y sin listas. Pero es un aprendizaje.

Toro: puede ser, pero.. bueno, depende del caracter de cada uno =/ Quiero creer que a la mayoría no le pasa lo de llegar a pudrirse. O que se puede volver de eso.

Toro said...

Tengo cara de saber la respuesta? (?)

No sè bien, si es que todos tengamos esa putrefacciòn como destino, ni que tendamos a complejizarnos, pero soy un convencido de que no es una cuestiòn etaria.

Yo quiero creer lo mismo que vos, y para eso, nada mejor que olvidarse de las listas, y simplemente sincerarse de buenas a primeras.

Yo ya estoy en la etapa en que sabès bien lo que no querès, màs o menos lo que querès, y ni puta idea de porque siempre terminàs despertando con caras extrañas, que no son ni lo uno, ni lo otro.

Cuando me encuentre, te encuentro...algo asì. Ya me habràs entendido...o no.

Carolina said...

Nadie te pedía la respuesta =)

Las benditas listas yo creo que la gran mayoría de la población no las tiene como listas en la cabeza.. Si andás por la vida pensando "sólo me puedo interesar en alguien que tenga un posgrado en churrología" y no te das cuenta de que es una boludez, estás jodido. Lo que me divierte de este asunto son las "listas" inconscientes que uno tiene en la cabeza, esas cosas que al principio no te importa cómo las haga el otro y después te das cuenta de que sí te importa. Y probablemente sea que te empiezan a importar porque la pareja no se sostiene desde los otros puntos de vista entonces te empezás a colgar de boludeces para criticar, quizás sea que honestamente necesitás alguien que se comporte de tal o cual manera en ciertos puntos clave, no lo sé.. Como siempre, el propósito de este post aunque esté escrito de cierta forma, no es pontificar, es entretenerme escribiendo y reflexionando sobre algo, cosa que se enriquece con los comentarios que van y que vienen.

Desde mi poca experiencia con relaciones importantes, tengo la sensación de que cada vez se sube un escaloncito.. cada vez te vas dando cuenta más de qué cosas preferís y cuáles no, y también de que en realidad lo importante no son los detalles si no el todo.. en una relación que funciona, no te vas a poner a hinchar las pelotas por si duerme con las medias puestas o no.

Toro said...

Casualmente mi relación más duradera (5 años), fue con una Carolina que dormía con las medias puestas.

Espero que no sea ese el detalle que me estaba perdiendo (?)

:P

Entendí tu punto, lo comparto, y demás.
Sin duda, que al pasar por diversas experiencias, aprendemos a conocernos mejor a nosotros mismos, y seleccionar lo que queremos en una futura pareja, y lo que no. Pero...la irracionalidad siempre tiende a ser más fuerte en principio, ahí los aprendizajes suelen irse al carajo! Y bienvenido sea el carajo...

Carolina said...

Jajajaja!! Bienvenido sea! (¿?)

Post a Comment