Friday, June 23, 2006

Madre hay una sola

Literalmente. Son todas copias de la misma.

Cosas jodidas para escuchar de tu madre:
[y que he escuchado decir a algunas]

  • casi me matás, tu parto fue terrible
  • no me acuerdo mucho de tu parto
  • después de tenerte a vos me dije "¡Nunca más!"
  • ¡de recién nacido eras tan feo!


Mi almuerzo de cumpleaños fue un tanto extraño..
Me encontré con mi vieja a la salida de la facultad esta mañana, para aprovechar para ir por Córdoba a ver vidrieras y buscar mi regalo de cumpleaños. Me gusta de vez en cuando salir a almorzar con mi vieja, tenemos charlas constructivas, me entero de cosas, y en los últimos tiempos entre mis horarios y otras yerbas, hacía mucho que no compartía una comida con alguno de mis viejos así que no estaba nada mal. Lo curioso es que por algún motivo invitó a una de sus amigas to tag along. A su amiga yo la quiero, me conoce desde que nací y la verdad que es más tía que algunas tías que tengo o he tenido, pero la verdad es que en mi cumpleaños no sé, terminar almorzando con mi vieja y su amiga.. fue un poco raro.

Igual Marita se puso las pilas; después de un rato de conversación de temas que me resultan entre desconocidos e irrelevantes, dijo bueno, basta, y le preguntó a mi vieja qué estaba haciendo un día como hoy hace 24 años a esa hora. Me pareció muy tierna la idea, pero a mi vieja la pareció una porquería, aunque hoy me enteré de que mi viejo estuvo en el parto, pero se fue a casa y la dejó a mi vieja sola en el hospital a la noche, de que a mí no me dejaron en la habitación con ella si no que me llevaron a la ¿nursery? y volví "distinta", y de que a mi vieja no le gusta pensar en los días en que nacimos mi hermano y yo. Y que no se acuerda mucho.

No sé por qué, y espero que nunca lea esto porque oh dios mío, cómo se va a ofender, pero siempre me dio la sensación de que a mi vieja en el fondo le hinchó las pelotas ser madre. En todos los actos de todos los años del colegio y fiestitas de disfraces, mi hermano y yo siempre aparecíamos con un "disfraz" de lo más desubicado, aunque le avisáramos con semanas de anticipación y la plata en casa no faltara. "¿De qué te tenías que vestir? ¿De soldado realista? ¡Uy, era para mañana! Eeeeehhhhh, mirá, te ponés esta blusa mía con una pechera de cartulina recortada que te hago ahora en dos minutos y este jogging bordeaux y quedás bastante bien. ¿Y vos? ¿De nieta de San Martín? Esteeemmm... y ponete el vestido que te compré para el casamiento de Cuchuflita que más o menos parece, no? ¿No?"
"No, ma.."
"Ay pero Carolina, no queda tan mal. Dale, te ponés el vestido ése."

La otra nieta de San Martín tenía un traje de dama antigua alquilado en una casa de disfraces, y yo estaba vestida de vaya uno a saber qué carajo, como en todos los actos y todas las fiestas. Más que desentonar en los actos, lo molesto era la sensación de que "mamá tiene a lo sumo 10 minutos antes de la cena para nuestros asuntos (a menos que haya que llevarnos al médico, eso sí)".

Otro episodio feliz, y perdón a los que les dé asco que se hable de menstruaciones y esas cosas, fue el día que me hice señorita, mamá justo estaba de casualidad en casa y cuando le fui a pedir ayuda ni me miró, me dijo "Estoy llegando tarde al trabajo", dio media vuelta y se fue =/ What the fuck? ¿Le pido ayuda a mi vieja o pasa un carro?

Debe ser jodido tener pibes. Por eso hay que pensarlo no dos, sino 20 veces. Por día. Durante un par de años. Por que tiene tantos, tantísimos costados, que hay que tomarse tiempo para estar seguro.

Yo por ejemplo, estoy bien lejos. Ayer al colectivo en el que viajaba subieron madre e hija, que se sentaron delante mío, y la abuela que se me sentó al lado. La nena, trepada al asiento, viajó todo el tiempo mirándola a la abuela y hablando hasta por los coditos. Repetía como un loro autista "chiva chiva tomá tomá" (¿?) haciendo el típico gestito de chiva calenchu, y así estuvo durante unos 15 minutos. Salió del loop cuando se puso a tratar de convencer a la abuela de que se pintara la bandera argentina en una mejilla para el próximo partido, todo con una sonrisa y ladeando su pequeña cabecita hacia un costado, ese gestito que ves en los niños y sabés que they don't get any cuter than that, y mientras la abuela decía "qué divina" yo pensaba "QUE PENDEJA DENNNNNSA POR AMOR DE DIOS, QUE SE CALLEEEEEEEE".

Los niños son geniales, cuando se portan bien y son de otra gente. Vieja, yo te entiendo.

[vaaaaalga la aclaración, no estoy hablando en serio, no sea cosa que me pase como con el post de los suecos suicidas]

7 comments:

Agustin.o said...

jajajaj me reí mucho con tus anécdotas.. sobretodo la de la nieta de san martin.
Y lo de cuando te hiciste señorita, hay veces que es difícil ser madre/padre y tienen días malos. Para ella tal vez no fue importante ese día, pero para vos sí y no se dió cuenta o simplemente no le importó.
Y con lo que decís de los nenes, es tal cual para mí también.

Maurus said...

Cari... me pegó mucho lo que posteaste tanto como hijo, como padre...
La vida es una cosa dificil de por si. Ya que nos "deforma" de maneras insospechadas. No dudes que tu vieja te ama profundamente. Pero los golpes que nos da la vida a veces nos hace reaccionar o comportarnos de maneras... "raras".

Cuando llegan tus hijos a tu vida es una pequeña revolución. De dormir, pasas a NO dormir. De tener un poco de tiempo para vos... pasas a no tener ni un segundo (ni cagar tranquilo podes). Por que los niños son esponjas de necesidades de todo tipo. Esta situación no es muy facil de llevar y más aun en las familias de antes. Ya que el "balurdo" de los niños quedaba completamente a cargo de la Madre... El Padre solo se enteraba de algunas cosas y traia guita y punto.
Sumale a hechos que muchos padres sienten, pero no quieren transmitir... por ejemplo, Madres que aun no querian quedar embarazadas, pero la presion social y machista las llevaba a ese único destino. Aun así muchas Madres hicieron lo mejor que pudieron con su destino impuesto.

Lo que importa es que tu vieja te ama... y mucho... y que vos la amas. Siempre hay cosas para hechar en cara... o para criticar. Acá es donde se aplica mejor que nunca la frase: "Nadie es perfecto" y más si de Padres se trata...

Además... solo leyendote... me doy cuenta de tu calidad humana... asi que tus Padres tan mal las cosas no las hicieron... no?

PD: Me cagué de risa con lo de los disfraces!!!

Carolina said...

Agus, lo que me llamó la atención es que la guacha se fue sin ni siquiera decirme dónde estaban las toallitas femeninas! No digo que me abrazara, me dijera "lo siento tanto" o me hiciera un festejo, pero loco, ¿¿hacía falta dejarme haciendo la búsqueda el tesoro?? Me imagino que se debe haber freakouteado, pero yo después terminé yendo a terapia por tener problemas con mi femineidad, y que mi vieja haya huido el día que mis hormonas me confirman que soy mujer es parte del package. Para mí, fue flor de metida de pata! =P

Maurus: y sí, yo a mi vieja la quiero montones y sé que es mutuo, pero me tengo que reir y quejar de algunas cosas que ha hecho.. catarsis, supongo =) Y if/when tenga pibes propios, espero que me perdonen mis macanas y me quieran igual =P =) (aunque si ni cagar tranquilo se puede, no sé si voy a querer tener! a menos que les consiga un padre muy pilas =P)

Amélie McBeal said...

El día que me vino por primera vez la menstruación, mi madre me dijo: "Te compadezco".
Y con lo de los disfraces: mi madre fue utilera de teatro y me hacía quedarme parada haciendo de maniquí como hasta las 3 de la mañana. Eso sí, mis trajes eran para alquilar balcones.
Como yo tengo tanto instinto maternal como un champión, le comenté a mi madre mi preocupación porque no me gustan los nenes y me dijo: "mirá que con los propios es distinto".
Madre como la mía, no tengo visto. Eso de que es una sola es cierto.
Besitos y qué le vamo'hacer.
Justo salió una nota muy interesante en la última Selecciones sobre las relaciones madre-hija. Es una revista medio chonga, pero a veces, le emboca.

Carolina said...

Amélie: es verdad, en casa compran Selecciones desde que era chica, y la mayoría de las veces la leía para reírme, pero de vez en cuando tiran algo que sirve.

Me imagino que con los pibes propios es distinto, me pasaba con las mascotas =P =) Nunca que daba bien con los animales hasta que tuve mi propia mascota. Aunque está la diferencia de que los animales siempre me gustaron, pero los niños.. cri-cri..

Me parece que lo que le pasaba a mi vieja con los disfraces era que hubiera querido ser como la tuya =) No alquilaba nada para hacer los trajes ella, pero como no tenía tiempo ni memoria.. =P

has said...

deberías hacer un curso de Stand Up, tipo seinfield. Yo te iría a ver.

Carolina said...

Jajas, has, me explotaría el cerebro de la vergüenza ^_^ pero gracias por la fe

Aunque cuando era pendeja y tenía teatro hacía unas imitaciones de Juana y sus hermanas que tenían éxito.. pero no sé si mis compañeritos se reían conmigo o de mí =P =)

Post a Comment