Monday, May 15, 2006

Un extinguidor por acá, por favor

En colaboración con el libro que algún día va a escribir Maurus

Pinchada por un comment, me senté un buen rato a escribir pensando en qué me gusta de los hombres, y terminé con una lista de puras boludeces. Para los hombres hablando de mujeres, hay clásicos (culo, tetas, jejeje), pero hablando de tipos.. podés decir cursilerías como los ojos o bizarradas como las manos, o como escuché alguna vez la nuca. Hablar de qué busco no tiene sentido, porque a mí me gustan altos, pero casi todos mis novios fueron de mi altura. Los prefiero con el pelo corto, pero he salido con tipos de pelo largo. Porque no me importa si son rubios, morochos, castaños, pelirrojos, de ojos claros u oscuros, flacos, atléticos, musculosos o gorditos. [aunque la onda levantador de pesas me da un poco de bleagh]

Entre mis impresiones y las ajenas, no es que tengo la certeza, pero me animo a teorizar que hay una diferencia importante entre hombres y mujeres a la hora de la motivación pa' los bifes.

Los tipos, mal que mal, se calientan por cualquier cosa. Un escote, un par de piernas, no importa cuándo ni dónde que ya las neuronas se les van de viaje (conste que esto sale de confesiones masculinas, no lo digo porque me parezca a mí). Los hombres ven algo y se descontrolan. Las mujeres, en cambio, misteriosamente nos levantamos descontroladas y encontramos excusas por cualquier lado. Es como que funcionamos exactamente al revés: los caballeros llevan una mecha encima a ver si de casualidad encuentran un fósforo; las damas salimos con el fósforo encendido en la mano, a ver qué encontramos para prender.

De ahí que nos fijemos en una amplia gama de detalles absurdos, como manos, voces, ojos, etcéteras. Un par de ojos no te calientan; un par de manos que no te están tocando, tampoco. Esos no son disparadores, pero no son disparadores lo que hace falta. No sé si serán las hormonas o qué demonios (podría ser, nosotras tenemos ciclos para eso, cosa que creo que ellos no), cuestión que si te levantaste quenchi te podés hacer la cabeza con un par de tobillos o la nuca del pibe del asiento de adelante en el cine. Cualquier boludez.

Algo que podría debilitar mi teoría sería la pregunta de por qué si a las minas nos pinta salir de pesca, hay tanta histeria y tanto flaco que se queja, pero en realidad eso refuerza mi impresión. La calentura femenina no pasa tanto por triggers externos como por la propia cabeza de una, y si una piba tiene en la cabeza a su madre, su abuela, su padre, su hermano cuida, las monjas del colegio, el gobierno norteamericano y qué sé yo cuánta gente más repitiéndole que no sea atorranta.. difícil que se deje tentar. En un planeta donde todavía hay casos de mutilación genital femenina porque a las mujeres no les corresponde disfrutar del sexo, hay reticencias de las cuales nadie se debería sorprender.

En una nota más alegre, hace un tiempo entendí la fascinación masculina con los uniformes de secundario; vi una foto de mi novio en sus teens, semidormido con el uniforme del colegio puesto, desarreglado, y nomás de acordarme me babeo. Ya me veo de vieja, campeando en la puerta de algún secundario privado.

Y, nobleza obliga, hay que decir que los tipos no sólo miran curvas. Hace unos años tenía de partenaire artística a Lucila, una chica que de curvas carecía (más que gomas y orto propiamente dichos tenía como apenas bocetos), pero era tan, tan hermosa de cara que no había piropo que no le dijeran, a razón de 27 por cuadra. Era un clavo salir a caminar con ella.

Por suerte para mí, no fui a colegio de monjas, mi hermano no es cuida y me cago en lo que diga el gobierno yanki, así que me puedo dar el lujo de querer tirarme encima de Albert Hammond Jr de verle las manos en el video de Reptilia, o de Mike Patton escuchando Ashes to ashes, o Alex Kapranos por Walk away [¿se nota que me gustan los músicos?], más 750 millones de ejemplos más locales y menos imposibles sucedidos desde el día en que descubrí que me gustaban los chicos. Hoy día estoy buscando un blazer azul talle ropero para mi chico, a ver si se prende a hacer de cuenta que lo paso a buscar a la salida del cole.

7 comments:

Agustin.o said...

Muy bien, Caro! Buenisimo el post.. y no me imagine que a las mujesres les pueda llegar a calentar el uniforme del colegio.. me lo tendria que haber puesto mas seguido en la escuela a ver si ganaba un poco mas.. jajajaj. Besos!

Maurus said...

Lo del uniforme del cole... siempre depende de quien lo tenga puesto, no? Te puedo asegurar que yo no calentaba ni a una Carmelita Descalza Enclaustrada a la que me mandaron de mensajero para decirle: que si quería ya podia tener sexo, que no iba a ser pecado!!!

Por otro lado me encantó el post... y si, creo que las Mujeres o sea las DiosasInfernales de este mundo encaran la excitacion de una forma alterntiva y complementaria a la del hombre. No se por que, tambien, me parece que es un juego mas bidireccional el de la mujer. Como bien decis el hombre ve un culito lindo y listo... en cambio a la mujer le atrae mas estéticamente un culito masculino lindo, que sexualmente... pero si le interesa el interes de ese hombre sobre ella.

En definitiva es profundo misterio que vale totalmente la pena intentar desentrañar... aunque TODOS sepamos que dicho misterio jamas será develado... (que asi sea... jejeje)

Maurus said...

...Un libro yo???? para eso hay que ser re groso... y yo soy re groso elevado a la cero potencia... jajajajaja!!!

sh3ly said...

Nose, pero a mí me calienta una barba de 3 días.

Carolina said...

Jeje, ¿no te digo que nos calentamos por cualquier cosa? Lo de la barba de tres días rankea cerquita de lo de la nuca ;)

Me gustó lo de alternativo y complementario =) Me gusta pensar que en general hombres y mujeres se complementan, no sé por qué.

reverb said...

...todo va a cambiar cuando el mundo deje de ser de los hombres y quizás cosas "aprendidas" a golpes o a fuerza en el subconciente de las mujeres se acabe, y entonces las diferencias serán no histéricas sino complementarias...
-por otro lado hay gente para todo. y en mi caso considero que es muy importante los códigos en común, porque sino es solo hecharse uno o dos y después no podés soportar a la otra persona...

Eze said...

¡Muy bueno este post! ¡Me encantó!
Paso a contar algo... a una chica con la que salí le gustaban muchos mis manos. Pasados unos cuantos meses de haber cortado nos vimos en una cena con amigos. En un momento, nos quedamos solos y ella me agarró las manos. Se quedó viendolas un rato y me dijo: "¡TENES LAS MANOS MAS FLACAS!" *1
Yo la vi con una cara de "What the fuck!?" le dije alguna estupidez que en este momento no recuerdo y la charla quedó ahí.

*1 Encima yo la vi más gorda y no le dije nada ¬¬

Post a Comment